Menu

Inquilinos de Nueva York Planean una “ola Masiva de Huelgas de Renta” a Partir del 1 de Mayo

Issue 255.5

Steven Wishnia Apr 17

Con cientos de miles de nuevayorquinos incapaces de pagar la renta después de que la epidemia del coronavirus los dejó sin trabajo, un grupo de activistas de la vivienda está organizando lo que llaman “una ola masiva de huelgas de renta” a partir del 1 de mayo. Su objetivo es presionar al estado para cancelar todos los pagos de renta para abril, mayo y junio.

“Mi edificio comenzará una huelga de renta a partir del 1 de mayo”, dijo Lena Meléndez de Washington Heights, miembro de Riverside Edgecombe Neighborhood Association, la Asociación de Vecinos de Riverside Edgecombe, durante una conferencia telefónica de prensa el 16 de abril.

La moratoria de 90 días que mandó el gobernador Andrew Cuomo sobre los desalojos no protegerá a los inquilinos, agregó, porque cuando termine, deberán pagar tres meses de renta, a menudo sumando hasta $6,000 o más. Habrá “desalojos masivos” cuando los tribunales vuelvan a abrir, predice. “No hay forma de obtener el dinero”.

Si va a realizar una huelga de alquiler o está pensando en ir a huelga de alquiler, descargue el kit de herramientas.

El estado ha otorgado a los propietarios de vivienda una moratoria de tres meses en los pagos de hipotecas y a los caceros, las reducciones de impuestos para ayudarlos a superar la crisis, pero “una vez más, los inquilinos se han quedado atrás”, dijo Winsome Pendergast de Brooklyn, miembro de New York Communities for Change, las Comunidades de Nueva York por Cambio.

“Algunos de nosotros llevamos cinco o seis semanas sin trabajo”, continuó. “No podemos pagar la renta de mayo”.

Hasta ahora, cerca de 15 edificios están involucrados en planes de huelga de renta, la mayoría en la ciudad, dijo Cea Weaver de Housing Justice for All,  la coalición de Justicia de Vivienda para Todos, mientras que más de 2,100 personas han firmado una promesa de no pagar el 1 de mayo. Diez mil personas han enviado mensajes de texto solicitando el kit de herramientas, o manual, para la huelga de renta de la coalición y los organizadores están trabajando con edificios que albergan alrededor de 1,100 unidades.

Esa es una pequeña cantidad comparada al millón de residentes del estado de Nueva York que los organizadores han proclamado como su objetivo, pero ven una huelga generalizada de renta como una forma de hacer una virtud de la necesidad, para “convertir nuestra incapacidad individual para pagar la renta en acción colectivo,” dice Weaver.

“Si no hable, sufrirá”, dijo Meléndez, instando a los inquilinos a no avergonzarse de sus problemas financieros.

El mayor riesgo que conlleva la huelga de renta es que, sin una justificación legal, como malas condiciones de construcción, los tribunales lo considerarían un incumplimiento simple o intencional y desalojarían a los inquilinos.

“La gran mayoría de los inquilinos que están en huelga de renta no pueden pagar la renta. Enfrentarán estos riesgos sin importar qué. ¿Por qué no luchar? ”, responde Andrea Shapiro, de Met Council on Housing, el Consejo Metropolitano de Vivienda. “Las personas que lo hacen en solidaridad corren un riesgo similar a una acción de desobediencia civil. Tenemos más de 400 personas que se encuentran en las primeras etapas de una huelga de renta y ya miles se comprometieron a hacer la huelga ”.

“Le estamos diciendo a la gente que no puede pagar, unirse a este movimiento”, dijo Guadelupe Paleta, una niñera de 42 años y miembra de Woodside on the Move en Queens. Y los que pueden pagar deben “pensar en los que no pueden”.

Los personas indocumentadas están particularmente en riesgo de perder sus hogares.

Las personas que pagan impuestos usando un número de identificación de contribuyente, una práctica común entre los no ciudadanos que no tienen un número de Seguro Social, no son elegibles para recibir ayuda del gobierno, como beneficios de desempleo ampliados y los cheques de $1,200 que están llegando a los buzones del país marcado con un cierto nombre de egomaníaco obsesionado con su marca.

Esto incluye a Donnette Leftord, cuyo negocio de limpieza se derrumbó cuando entró en cuarentena después de que un cliente murió de COVID-19. Paga una renta de $1,700 por mes por un apartamento en Flatbush que comparte con su esposo e hijas.

“Actualmente, gano $408 por semana”, dijo. “Ahora haga los cálculos”.

No es probable que el pago único de $1,200 cubra los alquileres de la ciudad de Nueva York. “Tienes estudios por $1,500. En serio”, dice Pendergast.

La red de seguridad mejorada del estado también es débil para las personas en trabajos independientes o de economía de trabajo.

“No recibo nada de desempleo”, dijo Meléndez, un conductor de Uber. El gigante de los taxis basado en aplicaciones se ha negado a cooperar con una decisión del Departamento de Trabajo del estado de que sus conductores son elegibles para beneficios de desempleo como empleados regulares. Eso probablemente retrasará sus pagos por meses.

Meléndez dice que simpatiza con los pequeños propietarios cuyo flujo de efectivo no pudo manejar una pérdida de ingresos de tres meses, pero que aquellos con carteras de 100 o más edificios pueden darse el lujo de quedarse sin él. El gobernador Cuomo y el alcalde Bill de Blasio están protegiendo a esos propietarios a gran escala, acusa, porque “estos son la base de sus donantes”.

“Los propietarios vendrán a cazarnos”, dijo Pendergast. “Es su edificio, pero es nuestro hogar”. 

Para nuestra cobertura completa de coronavirus, haga clic aquí. Haga una contribución recurrente o única hoy. Son lectores como usted quienes se aseguran de que sigamos publicando en estos tiempos difíciles. ¡Gracias!