Menu

Una Médica Capacitada en Cuba Ayuda a Movilizar la Respuesta Ante la Pandemia en su Comunidad del Sur del Bronx

‘Queremos asegurarnos de que nadie se quede atrás.’

John Tarleton Apr 11

La pandemia del coronavirus ha abrumado el sistema de salud de los EE. UU. Y ha expuesto sus profundas debilidades estructurales, en ningún lugar más que la ciudad de Nueva York. Entonces, ¿cómo sería un sistema médico que prioriza a las personas más que las ganancias?

En el sur del Bronx, la Dra. Melissa Barber está poniendo en práctica las lecciones que aprendió de su formación como estudiante de medicina en Cuba en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) hace más de una década. Para Barber, la atención médica no comienza con un traslado en ambulancia al hospital, sino con la organización comunitaria y una familiaridad profunda con las necesidades de los vecinos. Barber también es el coordinador de un programa de becas estadounidense-cubano que brinda capacitación gratuita en la escuela de medicina en Cuba para los aspirantes a médicos que se comprometen a regresar a los EE. UU. y servir en sus comunidades después de terminar el programa.

En medio de la pandemia, se tomó una pausa para hablar con The Indypendent sobre cómo el Sur del Bronx se está movilizando contra COVID-19, así como el sistema médico cubano que ha inspirado su trabajo y su vida..

¿Puede describir la situación en el sur del Bronx y lo que usted y las otras personas con quienes trabaja están haciendo frente a la pandemia?

Aquí, en el sur del Bronx, estamos respondiendo a problemas semejantes a los de otras ciudades y estados: un número subiendo de casos, hospitales súper llenos que no pueden contener la cantidad de personas que ingresan para ser atendidas o evaluadas con síntomas de fiebre o neumonía y síntomas parecidos a la gripe. Muchos de nosotros que estamos en el nivel súper local estamos adoptando un enfoque de organización comunitaria. Estamos galvanizando todos nuestros provisiones y recursos para que podamos ser una fuente de apoyo para lo que está sucediendo en la comunidad. Tenemos una coalición de grupos, South Bronx Unite, Mott Haven Mamas y muchas de las asociaciones locales de inquilinos, que se han unido.

Una cosa que decía a mi asociación de inquilinos era que debemos fijar quiénes son las personas más arriesgadas en nuestra comunidad. Eso incluye a los de mayor edad, las personas con criaturas o niños pequeños, las personas confinadas en casa, las personas que sufren de varias morbilidades y que son muy susceptibles a un virus así. 

Estamos intentando mapear la comunidad y evaluar dónde están los puntos más vulnerables. Estamos tratando de ser un recurso para las necesidades que pueden surgir en esta situación. Hemos podido proporcionar muchos recursos médicos, tal como guantes, máscaras faciales, Tylenol y Motrin. Para las familias que han perdido sus empleos y tienen hijos que necesitan comida, las estamos dirigiendo hacia recursos en la comunidad que pueden ayudarlas. También nos unimos para recaudar dinero para poder comprar alimentos para las familias que los necesitan.

Su enfoque está informado por su entrenamiento de Cuba?

Absolutamente. Cualquier persona que haya recibido capacitación en el sistema médico cubano sabe cómo evaluar la salud de una comunidad y examinar lo que está sucediendo en situaciones de emergencia. Se trata de poder evaluar quiénes son la personas más vulnerables, que son susceptibles a esta enfermedad y de estar atento en el caso de que alguien se enferme. Queremos asegurarnos de que nadie se quede atrás y que tengamos todos los provisiones que necesitaríamos si personas deben autoaislarse o ayudarse a sí mismas hasta que puedan ingresar al hospital donde puedan recibir el tratamiento adecuado. 

Un lugar que ha sido golpeado particularmente fuerte por COVID-19 es el norte de Italia, donde ha habido miles de muertes. Recientemente, Cuba llegó a los titulares internacionales cuando una brigada de varias docenas de sus médicos llegó a Italia para asistir a sus contrapartes Italianos. ¿Podría describir la mentalidad en Cuba, considerando que envían médicos a  Italia y a otros partes mientras que Cuba está lejos de ser una nación rica?

Una idea clave que proviene de la Revolución cubana es que todo el mundo, como un derecho humano, debería tener acceso a la atención médica y debería tener acceso a la educación. Así que Cuba se enorgullece de asegurarse de que esas son los pilares fundamentales de la revolución, y que el pueblo siempre tenga acceso a ellas. 

De la creencia de que la salud y la educación son derechos para todos surgió la idea del internacionalismo. Cuba cree que es el guardián de su hermano y hermana. Entonces, cuando una nación hermana esté afectada por un desastre o busque el acceso a la atención médica o educación de la salud para su gente, Cuba ayudará. Es uno de los principios básicos de su nación.

Así es que Cuba envió brigadas médicas no solo al norte de Italia, sino también para servir a la gente de Surinam, Nicaragua, Venezuela, Jamaica, Granada y China para combatir el virus COVID-19. Los médicos que asisten a estas misiones entienden que a menudo van a algunas de las regiones más remotas de estos países y ponen la atención médica a disposición de personas que normalmente no tendrían acceso a ella.

En el último año, los gobiernos derechistas recientemente empoderados en países como Brasil y Bolivia le expulsaron a los médicos cubanos. Sin embargo, ahora estamos escuchando que el gobierno brasileño de pronto quiere que los médicos cubanos regresen a medida que la pandemia se acelera en su país. ¿Podrías contarnos algo más sobre eso?

Desafortunadamente en los Estados Unidos, tenemos una historia de demonizar a Cuba. También hemos provocado que muchas otras naciones se sumen a nuestros ataques. Entonces, lo que hicieron en países como Brasil que tienen gobiernos de derecha fue declarar a los médicos cubanos “terroristas médicos” o describirlos como mal equipados y no entrenados lo suficientemente bien. Sabemos que son mentiras y, por supuesto, si no fueran mentiras, esas mismas naciones no estarían pidiendo que esos mismos médicos regresen.

Como ya dije, muchas de las brigadas que están entrando en estas naciones en realidad van a los lugares donde la gente a menudo no recibe la atención médica. El precio desafortunado de la expulsión de muchos de los médicos de Brasil y de otros países es que en realidad dejó un vacío. Las personas que antes no tenían acceso a la atención médica volvieron a no tener este acceso. Cuba siente el castigo, pero además lo sienten las personas que ya no están siendo atendidas.

¿Cómo están respondiendo los cubanos a la pandemia en su propio país?

Los estudiantes de medicina de tercer, cuarto y quinto año son los que están llamando a las puertas para asegurarse de que nadie tenga síntomas respiratorios o similares a los de la gripe que son específicos del coronavirus. Cuando se encuentran con una persona con esos síntomas, se esfuerzan por llevarlos a un lugar donde puedan ser examinados para asegurarse de que no tengan COVID-19. Las personas que hacen la prueba y dan positivo son enviadas a uno de los centros médicos tropicales donde reciben tratamiento.

El gobierno está urgiendo el distanciamiento social y que la gente no se reúna. Dijeron que durante al menos un mes a los turistas no se les permitiría en el país para reducir los casos de COVID-19 que tienen ahora. Son capaces de manejar una crisis como esta porque han tratado con situaciones de emergencia antes. En este momento están tratando con una gran carencia debido a los EE. UU. Sin embargo, como nación, están unificados y están haciendo lo necesario para asegurarse de que COVID-19 no se extienda más ampliamente.

Finalmente, ¿puede hablar más sobre el programa de becas que supervisa que hace posible que los estudiantes de clase trabajadora estudien medicina gratis en Cuba?

Estamos afiliados a la Fundación Interreligiosa para Organizaciones Comunitarias-Pastores por la Paz y hemos estado facilitando el ELAM-EE. UU. beca de la escuela de medicina desde 2001. Las personas interesadas en el programa deben ir a IFCOnews.org. En nuestro sitio web, tenemos una pestaña de la escuela de medicina que explica los requisitos del programa y el plan de estudios estándar de la escuela de medicina.

Es un programa que dura siete años. Los estudiantes reciben una educación médica gratuita como parte de la beca. Sus uniformes, alojamiento y comida, están incluidos en esa formación. Serán entrenados para convertirse en uno de los mejores médicos del mundo. La estipulación de esa beca es que esos estudiantes regresarán para servir a comunidades desatendidas aquí en los Estados Unidos.

En el proceso de solicitud, requerimos que los estudiantes ya habían tomado algunos cursos de medicina. Recibimos muchas llamadas de personas de otras naciones que viven en los Estados Unidos. Solamente podemos facilitar becas para estudiantes puertorriqueños de EE. UU. Cada país tiene su entidad y su gobierno que se ocupa de facilitar la beca para estudiantes que no son estadounidenses.

Alentamos a los estudiantes que si están interesados ​​en la medicina, si están interesados ​​en servir a comunidades desatendidas en los Estados Unidos, definitivamente vengan y nos consideren como una opción viable. También hemos extendido el plazo de solicitud este año. Nuestra fecha límite normal es el 15 de marzo. Dada la situación del coronavirus, hemos extendido la fecha límite. No sabemos cuándo la vamos a cortar. Las personas interesadas pueden solicitar la beca en este momento, y si tienen más preguntas, pueden acceder al sitio web y comunicarse con nosotros, o llamarnos al 212-926-5757 ext. 5)

Para nuestra cobertura completa de coronavirus, haga clic aquí. Haga una contribución recurrente o única hoy. Son lectores como usted quienes se aseguran de que sigamos publicando en estos tiempos difíciles. ¡Gracias!